Aceite de hipérico

Escrito por eryn. Posteado en Almacén, Botiquin, Los trucos de la abuela

aceite hipericoEl aceite de hipérico es un excelente remedio que tengo siempre en mi botiquín. Es un preparado excelente para tratar achaques diarios: quemaduras, acné, heridas, llagas, golpes, moratones, rozaduras, escoceduras, herpes, dolores musculares… En fin, esos “golpes tontos” de todos los días.

Calmante, cicatrizante, astringente, antiinflamatorio, antiséptico o regenerador, son buenas razones para tenerlo siempre a mano. Tan sólo una recomendación importante: es fototóxico, por lo que no debe aplicarse si nos vamos a exponer al sol.

Este aceite se viene utilizando desde antiguo. Fue una “poción” muy popular en la Edad Media, sobre todo para tratar las heridas de guerra. Según cuentan las crónicas, se debía recoger el hipérico alrededor de la festividad de San Juan, cuando las plantas están en plena floración y sus propiedades son óptimas. El remedio ha llegado hasta nosotros y, a día de hoy, es un preparado que puede adquirirse en muchos establecimientos.

Pero por qué no prepararlo en casa. Al fin y al cabo es un oleato y, los oleatos, son fáciles de preparar.

PREPARACION CASERA DEL ACEITE DE HIPERICO

AVISO IMPORTANTE: Estas “recetas” o preparaciones las propongo a título informativo. Si existe cualquier duda al respecto es mejor consultar con personal cualificado.

hiperico fresco y seco           Necesitaremos:                 aceite-oliva-virgen-extra

100 grs de hipérico (el doble si es planta fresca) – 300 grs aceite de oliva – un recipiente de cristal hermético y de boca ancha – filtro – recipiente para almacenarlo

El procedimiento es sencillo: colocamos el hipérico en el recipiente donde vamos a dejarlo macerar. Añadimos el aceite. La cantidad de aceite es orientativa, lo más importante es asegurarnos de que las plantas quedan totalmente cubiertas por ella (suelo dejar como un dedo de aceite por encima de las plantas). Se cierra el tarro y se coloca en un lugar cálido, pero sin sol directo. Se deja macerando entre 40 y 45 días, removiendo la mezcla de vez en cuando. Pasado este tiempo el aceite habrá adquirido un bonito tono rojizo. Colamos el aceite (mejor un paño suave o un filtro de café) evitando que le queden partículas en el aceite. Solo queda envasarlo y aplicarlo cuando lo necesitemos. Mejor si lo guardamos en frascos oscuros y no demasiado grandes. Puede aguantarnos varios meses si el aceite está bien y no se enrancia.

A veces utilizo la planta fresca, pero en este caso hay que tener cuidado. Frescas, las plantas tienen mayor cantidad de agua y pueden hacer que el oleato fermente y no nos sirva para nada.

El resultado es un aceite con un color intenso que puede llegar a ser de un color rojo intenso debido a los estambres de las flores de hipérico. Si se hace con flores secas es posible que no tome ese color rojo.

AVISO IMPORTANTE: Estas “recetas” o preparaciones las propongo a título informativo. Si existe cualquier duda al respecto es mejor consultar con personal cualificado.

USOS DEL ACEITE DE HIPERICO:

- En general basta con aplicar un poco de aceite sobre la superficie afectada de la piel. Es muy útil en el día a día: una quemadura en la cocina, una heridita en el parque, rozaduras por sudor, moratones…

- En caso de quemaduras solares es un aceite eficaz, siempre que se tomen las debidas precauciones. Al ser un aceite fototóxico, debemos aplicarlo durante la noche o, si lo hacemos de día, proteger la zona de la quemadura evitando en todo momento que le dé el sol.

- Las friegas con aceite de hipérico ayudan a combatir dolores musculares. En caso de torceduras podemos poner una gasa con aceite de hipérico, sujetarla con un vendaje ligero y dejarlo actuar unas horas.

- Puede aplicarse en llagas o heridas ocasionadas por la falta de movilidad.

- Unas gotas masajeadas suavemente en la sien contribuyen a aliviar los dolores de cabeza.

- En caso de tener la piel seca, podemos aplicarnos alguna noche ese aceite en el rostro. Es un excelente regenerador.

- Se ha demostrado su utilidad para tratar depresiones leves aunque no puedo deciros en qué dosis. Soy muy cauta con este tipo de enfermedades y prefiero dejar el tema a los profesionales.

- En caso de hemorroides podemos poner un poco de aceite en la zona y dejar actuar. Para las varices podemos hacer unas friegas suaves.

- El oleato de hipérico puede servir como ingrediente para jabones y cosméticos artesanales.

Estos y otros que, seguro, me dejo en el tintero, son buenos ejemplos para tener este producto siempre a mano.

Nos vemos en la red

Etiquetas:, , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Últimos Comentarios

milagros

|

muchas gracias por las recetas

Adelaida

|

Hola, estoy aprendiendo a hacer jabones, soy alérgica a jabones comerciales y estos me van muy bien. Mi problema es que el último jabón líquido que he hecho huele mucho a sosa y lleva un mes embotellado , no se que he hecho mal pues siempre lo hago igual de pastillas a líquido con agua y en la olla un rato. Gracias

eryn

|

Me alegro de que a tu hijo le gustase, pero creo que no se lo daría a un bebé…
Gracias por pasarte por aquí..

johana

|

estimada excelente el jarabe a mi hijoos de 5 años le gusto mucho espero me de buenos resultados… mi consulta es la siguiente:
le puedo dar de este jarabe a un bebe de 10 meses ? gracias por la receta !!!

Burthina

|

me encanto este post! definitivamente hare esta receta. mil gracias!!